Tras el cabildo celebrado el pasado día 25 de enero al no ser aprobadas las cuentas la junta de gobierno las va a enviar a la parroquia para que sean fiscalizadas por el párroco con objeto de que todos los hermanos estén tranquilos en la gestión económica realizada durante el año 2018
Una vez que se hayan revisado se comunicará lo que dictamine el párroco